caniba

caniba

Caniba

Caniba

Autor: Jorge Manotaz Vázquez

Imagen que contiene persona, interior, mirando, pared  Descripción generada automáticamente
Foto: Forbes

París, Francia: era Junio de 1981. Los encabezados de los periódicos y los medios hablaban de la muerte de la joven Renée Hartevelt, estudiante de literatura de la Universidad La Sorbona de origen holandesa. Su muerte ocurrió a manos de su compañero Issei Sagawa, de nacionalidad japonesa, una muerte que incluyó canibalismo y necrofilia.

Los hechos ocurrieron cuando Issei invitó a Reneé a su casa para poder cenar y charlar un poco sobre literatura; Issei sentía una atracción incontrolable hacia Renée, debido a que se le hacía muy saludable y hermosa, sin embargo, lo que ella no esperaba, es que detrás de esa sonrisa falsa, esa amabilidad y cortesía que mostraba, se encontraba oculto un plan macabro que tiempo atrás venía desarrollando para satisfacer su atracción caníbal.

Al llegar al departamento, Issei comenzó a proponérle diversas situaciones a Renée. Ella, al sentirse incómoda por las cosas que le decía el joven y el ambiente pesado, decidió marcharse. Cuando caminaba hacia la puerta dándole la espalda a Issei, el sacó un rifle calibre 22, el cual había comprado anticipadamente para disparárle a Reneé en la nuca.

Al verla tirada, desangrándose sobre el suelo, su excitación fue en aumento al mismo tiempo que la adrenalina y desesperación recorrieron su cuerpo. Sin parpadear, comenzó a pensar por dónde empezaría a comerse el cuerpo inerte de Renée. Ya que tenía una atracción sexual por ella, el primer bocado que tendría de su cuerpo serían sus glúteos.

Cortaba y saboreaba los glúteos de Renée y al ver su cuerpo desnudo sentía cada vez más, como una excitación incontrolable llenaba las venas de su cuerpo; sin pensarlo y empapado por la sangre de Reneé, abusó del cuerpo cortado, desmembró su cuerpo y lo comió por dos días más. 

“La desnudé y abusé de su cuerpo. Después comencé a cortarla a trozos. En aquel momento pensaba que esa era la mejor manera de esconder su cadáver y de sacarlo de mi hogar. Mientras cortaba su cuerpo con un cuchillo eléctrico, yo no era Issei, era un médico. No era un médico, era un diablo. Era Mefistófeles en persona. Cortaba y fotografiaba”.

Imagen que contiene persona, sentado, ropa  Descripción generada automáticamente
Foto: 知乎

Después del suceso sacó una maleta y comenzó a empacar las partes del cuerpo sobrante de Renée, el cual abandonaría en un parque, sólo que esta vez su plan no dio resultado: fue detenido y presentado a la justicia de Francia.

Su caso fue muy controversial debido a que Issei tenía problemas psicológicos. Fue declarado como demente y recluido en un hospital psiquiátrico durante 3 años; después, su familia poderosa solicitó que fuera deportado a Japón donde fue liberado por una supuesta enfermedad terminal que nunca tuvo.

En Japón fue toda una celebridad, lo invitaron a programas, protagonizó comerciales e incluso realizó su propia manga, donde nos cuenta gráficamente, y como todo un demente, la forma en que devoró a Renée.

En 2017 salió un documental en el que entrevistaban a Issei postrado en una silla, con su cara arrugada y tardanza al hablar. En él comenta lo sucedido la noche de 1981 y menciona sus fetiches desde niño. Su cuidador y hermano, muestra ante cámara que los fetiches no son propios de su hermano, sino que vienen de familia.

Imagen que contiene texto  Descripción generada automáticamente
Foto: CSFD

La reproducción de imágenes para este texto es para uso divulgativo.

Facebook Comments