DOGMA 95

DOGMA 95

Texto: Erick Herrera

“No me debo a la audiencia sino a mí mismo. Hago las películas para mí. Ustedes solo son mis invitados.”

Lars Von Trier

Mucho se puede decir de los pasajes en la historia del cine y de cómo ha evolucionado dependiendo la necesidad de comunicar, vender o ilustrar a la gente.

En las últimas décadas el crecimiento del cine como reflejo de la sociedad, ha resultado en una inminente revolución económica y en lo que respecta al plano artístico, ninguna otra disciplina a nivel mundial genera los activos o el Box Office que esta.

El crecimiento de las formas para capacitarse, así como la disminución de costos para adquirir equipo suficiente y comenzar a crear archivo audiovisual, nos permite avanzar y desarrollar técnicas, estilos, ramas y dogmas basados en ideas muy específicas que nos permiten categorizar varios trabajos de diferentes autores dentro de un mismo movimiento.

Festen
FESTEN. Thomas Vinterberg 1ra película del manifiesto

Estas facilidades si bien pueden favorecer el crecimiento del cine, también lograron que se desvirtuara en la necesidad de generar Blockbusters a diestra y siniestra, lo que impulsa el área de efectos especiales, pero limita la parte artesanal detrás de los grandes clásicos del cine, cuestión que, por supuesto no deja contentos a aquellos directores que hacen cine de autor, independiente, underground.

 Lars von trier
Lars von trier
Thomas Vinterberg
Thomas Vinterberg

Lars Von Trier y Thomas Vinterberg

Entre todos estos creadores se encuentran dos figuras, por demás controversiales, que siempre fueron fieles a su forma de hacer cine de impacto sin buscar atraparte por los grandes costos de su producción, pero sí por la dirección actoral y desarrollo de sus historias y estos son los daneses Von Trier y Vinterberg quienes deciden crear la Vanguardia cinematográfica que centra al espectador dentro de la historia, a través de los valores fundamentales de las primeras producciones cinematográficas y para lograrlo enlistaron una serie de valores llamada El Decálogo.

Decálogo

  1. Locaciones: tienen que ser lugares ya existentes y los objetos para el uso de la historia debe encontrase ya en el sitio.
  2. Sonido: tiene que ser el natural echando mano de música grabada en el mismo lugar sin utilizar edición posterior.
  3. Tomas: con cámara en mano, se puede tomar libertad de cualquier movimiento siempre y cuando la cámara observe como se desarrolla la historia.
  4. Color e Iluminación: tienen que ser los naturales, queda prohibido utilizar luz artificial y coloristas, se permiten focos simples para la cámara.
  5. Efectos especiales: no se pueden utilizar, ni siquiera filtros.
  6. Se impide mostrar acciones superficiales, las armas quedan fuera, así como los crímenes.
  7. La película tiene que ocurrir aquí o ahora, no se puede recurrir a saltos tiempo-espacio para ayudar la narrativa.
  8. No hay películas de género.
  9. Formato académico es decir de 35mm (1:1.85).
  10.  En los títulos de crédito no puede aparecer el nombre del director (Se trata de la cinta, no del creador).

A pesar de las intenciones como movimiento, nunca tuvieron el cobijo de la crítica de “directores frustrados”, no eran seguidores de las ideas de este grupo rebelde (¿realmente cuándo han sido fanbase de Von Trier?).
Y en más de una ocasión desestimaron las ideas plasmadas por no ser seguidas fielmente en cada una de las entregas, aún cuando desde el surrealismo de Jean-Luc Godard no se intentó dar un golpe que cambiara el cine en todo su esplendor.

El movimiento se fundó el 13 de marzo de 1995 en parís, durante una conferencia en la que uno de los temas era “El futuro del cine comercial” Von Trier se puso a repartir su manifiesto en color rojo, porque, claro, tenía que ser contundente pues no solo era un grupo de cineastas que tenían una visión particular, tenían que hacer ruido.

Manifiesto dogma 95
Manifiesto

Voto de castidad

Los procesos creativos de cada director son distintos y los medios para poder plasmar sus ideas no siempre son limitados por presupuesto, lo que ocasionó que en varias de las cintas Dogma 95 se rompieran algunas de las reglas establecidas. En otros casos, los mismos autores deciden abandonar los lineamientos a pesar de haber sido incluidas tiempo atrás, algunas películas como The Blair Witch Project que al ser de género fueron rechazadas.

En total existen 31 películas Dogma, clasificadas así por el jurado que las asigna y 4 cintas extra que entran en la Vanguardia solo con cubrir un formulario en línea donde declaras que tu filme cumple todos los lineamientos; 35 películas hechas por varios cineastas a lo largo de 10 años que concluyeron en el 2005 cuando finalmente Von Trier y Vinterberg deciden abandonar el movimiento para centrarse mas en la etapa experimental de sus carreras.

Al final ningún movimiento cinematográfico es capaz de derrotar a ningún ente creativo, ni al paso del tiempo. La evolución en técnicas de producción, los avances tecnológicos, son el alimento de estos seres, pero menos mal no me imagino un mundo sin la “Trilogía de la depresión”. Donde Lars Von Trier nos trae Antichrist, Melancholia y Nymphomaniac o la nominada al Oscar Jagten de Tomas Vinterberg.

Dogma 95 Manifesto
Certificado de autenticidad película Dogma #2
Facebook Comments