Glosario Musical Cvlt-o presenta: Historia de la Música Jamaiquina Parte 2

Historia de la música jamaiquina: Géneros de libertad (Parte 2)

Texto: Mugre Citadina
Portada: Gustavo Rivera

Glosario Musical Cvlt-o presenta: Historia de la Música Jamaiquina Parte 2

¡ This is ska ¡

El ska, es un estilo de música, un ritmo, un baile. Su lugar de origen es la isla de Jamaica. Fue creado por jóvenes obreros, buscando nuevos ritmos que les diera identidad.

Hay una polémica acerca del origen de la palabra ska, algunos sostienen que:

 “[…] fue creación de un bajista llamado Cluet Johnson, quien saludaba a todos sus amigos diciendo Hey Skavoovee, ya que el sonido de la palabra es parecido al de la guitarra[…]”   otros piensan que es una palabra antisonante que sigue el ritmo.

Bradley Lloyd, Bass Culture La historia del reggae, España, Editorial Antonio Machado, 2014,

Desde que el ska se popularizó en  la década de los sesenta, fue influencia posteriormente para la creación de géneros como el rocksteady,  reggae, roots, dancehall, y el dub, extendiéndose alrededor del mundo. Se pueden identificar tres etapas distintas en el desarrollo de dicho género, que transformaron el ritmo y a su público.

Además de eso, el ska se caracteriza por su forma de bailar, los  jamaicanos inventaron un nuevo movimiento del cuerpo, estilo que principalmente se danzaba en los sound system

Con la música en sus venas, se dejaban llevar por este ritmo contagioso. El cual los elevaba a sentimientos de fuerza y libertad impulsada por las letras de las canciones. El baile del ska era un baile sensual, relajado, con una postura imponente.

Al llegar a la pista solo o acompañado bailaban al ritmo de la música sin tocarse unos con otros, sentían con toda el alma la música y sabían perfectamente llevar el compás. El propio estilo de cada persona era un elemento importante para el ska, ya que cada uno disfrutaba el ritmo de diferente manera.

El nuevo ritmo del ska surgió como una fusión del rhythm and blues, swing, boggie y el mento que es música típica de Jamaica. Su siguiente evolución dio paso a prácticamente a todos los géneros musicales jamaicanos del resto del siglo que mencionamos con anterioridad y que hasta el presente son representativos en la isla. 

En cuanto al contexto histórico en el que se desarrolló, al  término de la Segunda Guerra Mundial, el Imperio Británico se encontraba en una situación económica y política sumamente difícil, situación que los obligó a independizar sus colonias. Para 1962, Jamaica, como país independiente, empezó a ver reflejado un nuevo optimismo en su cultura y música proveniente de las masas recién liberadas.

Este optimismo estuvo caracterizado por el surgimiento de un gran número de grupos que acogieron muchos de los estilos musicales provenientes de Estados Unidos. Grupos como Eric Deans Orchestra basaban su música en los estilos de Count Basie, Duke Ellington, Glen Miller y Woody Herman.  

Es importante destacar que antes la isla de Jamaica no contaba con una música distintiva o propia. El mento jamaicano desarrollado en los años cincuenta, no pasó de ser más que música para entretener a los turistas. 

Fue así que durante la década de los sesenta, en Jamaica se originó  uno de los estilos más alegres de música popular de la época, el ska, que surgió en Kingston, la capital de la isla y en los sound system. Así fue que pronto el ska se convirtió en su sello distintivo, que se reconoció mundialmente. 

Posteriormente el ska ya estaba plenamente asentado como la música por excelencia de Jamaica como país libre, así fue que los artistas más representativos compusieron  temas con motivo de la independencia de la isla del Reino Unido, como Sound of Freedom de Skatalites o Forward March de Derrick Morgan. 

No podemos dejar de mencionar que en la misma década, los sound man empezaron a producir artistas jamaiquinos, y surgieron sellos  discográficos como el de Duke Reid quien fundó Treasure Isle  y Clement Coxsone Dodd dando origen a Studio One.

Posteriormente, en 1964, aprovechando la Feria Mundial de Nueva York, Byron Lee & The Dragonaires, presentaron este estilo al mundo con la ayuda de Prince Buster y Peter Tosh.

En ese mismo año, alcanzaron el primer puesto en las listas británicas y el segundo en las estadounidenses con Billboarduna, versión del éxito de 1957 de Barbie Gaye, My Boy Lollipop, interpretada por Millie Small, con Ernest Ranglin encargado de los arreglos de guitarra, y Rod Stewart, conocido entonces como Rod the Mod, tocando la armónica: fue prácticamente un éxito mundial.

Facebook Comments